La importancia de lavarse las manos

Lavarse las manos es el factor más importante para prevenir el contagio de infecciones. Con tan solo lavarse las manos puede ayudar a prevenir enfermedades, tanto a usted como a quienes lo rodean. Si se lava las manos con agua y jabón, elimina los gérmenes que pudo haber contraído de superficies contaminadas, otras personas, animales o residuos. Ya sea que esté en casa, el trabajo o el hospital, es importante que siempre tenga las manos limpias.

En Manatee Memorial Hospital, queremos ayudarles a los pacientes y las visitas a prevenir enfermedades infecciosas causadas por gérmenes. Los gérmenes pueden estar ocultos en prácticamente cualquier lugar, y cuando usted entra en contacto con ellos a través de sus manos se convierte en portador de enfermedades. Las manos contaminadas pueden contagiar desde un resfrío común hasta enfermedades más graves, como hepatitis A y meningitis.

Usted puede aportar su granito de arena en la prevención del contagio de enfermedades con tan solo seguir la guía para lavarse bien las manos que aparece a continuación.

La forma correcta de lavarse las manos

  • Lávese las manos con agua tibia y aplique jabón
  • Frote las manos enérgicamente y restriegue bien toda la superficie por al menos 20 segundos. ¡Recuerde hacerlo también entre los dedos y debajo de las uñas!
  • Enjuague bien y cierre el grifo usando una toalla
  • Séquese las manos

Si sus manos se contaminan, puede infectarse al tocarse la naríz, la boca o los ojos. Es muy probable que no se esté lavando las manos con la frecuencia que debería. Para evitar infecciones, siempre debe lavarse las manos en estos momentos:

  • Antes de comer
  • Después de usar el baño
  • Antes, durante y después de preparar alimentos
  • Antes y después de atender a alguien con un corte o una herida
  • Después de estornudar, toser o sonarse la nariz
  • Después de tocar animales
  • Siempre que vea que sus manos están sucias
  • Después de entrar en contacto con una persona enferma

Si sigue estos pasos y se lava las manos de manera regular y adecuada, puede ayudar a prevenir el contagio de gérmenes y enfermedades.